Cuando gritas a tus hijos, les generas, entre otras cosas:

.-Tristeza
.-Inseguridad
.-Miedo
.-Soledad
.-Ansiedad
.-Falta de autoestima
.-Mal ejemplo
.-Desconfianza
.-Estrés
.-Rabia
.-Depresión
.-Agresividad
.-Necesidad de aprobación
.-Etc.

¿Y sabes lo peor?, que todo se queda impregnado en su interior, y acaba formando parte de su personalidad, no sólo la presente, sino también la futura.

Edurespeta
Ilustración Nick
Un abrazo de luz

Please reload