Small Hands Change the World

Los juguetes deben ser empleados por ambos sexos indistintamente. El que unos juguetes sean para niñas y otro para niños es cosa de los adultos. 

Todos deberíamos fomentar que los niños rompan esas barreras y estimular su curiosidad por lo desconocido. Desarrollar nuevas capacidades psicológicas e intelectuales no sólo favorece la convivencia entre sexos, sino que además enriquecerá a las niñas y a los niños como personas.

Cuando dejamos a los pequeños jugando en un ambiente sin condicionantes, comprobamos que tanto ellos como ellas hacen una utilización indiscriminada de los juguetes. 

Ya es hora de que los adultos tomemos conciencia de que los juguetes no tienen sexo, que somos nosotros, y no los niños, quienes los marcamos con estereotipos sexistas. 

Jugar es libre y espontáneo.

Please reload

Please reload

Visita de los Reyes Magos

6 Jan 2018

1/10
Please reload

  • facebook.png
  • twitter.png
  • google-plus-new.png
  • newsletter.png